fbpx

Cacao: la huella en el medio ambiente y cómo preparar un postre sostenible

By diciembre 17, 2021 Cosas interesantes
chocolate tableta

¿Te apetece cocinar algo dulce y a la vez sano estos días festivos? Como sabemos que eres una persona golosa que también se preocupa por el planeta, te vamos a contar de dónde procede el chocolate y la huella de carbono que produce su consumo. Además, compartimos una opción de receta fit y sostenible para endulzarte estas vacaciones.

Cuando vemos tartas y cookies deliciosamente dispuestas en el mostrador de las pastelerías y cafeterías, se nos olvida que el chocolate proviene, literal, del fruto de un árbol. Estos árboles se encuentran en países tropicales como África, el Sudeste Asiático y Sudamérica. El árbol, que no su fruto, tarda en madurar aproximadamente 5 años y vive hasta 30 años. Así son las semillas de cacao:

Semillas de árbol de cacao

El preciado chocolate que procede de este fruto supone uno de los productos alimenticios más consumidos en todo el planeta. Su consumo anual mundial se estima en 8,5 millones de toneladas. En España, por persona, consumimos una media de entre 2 y 3 kg. de chocolate al año (fuente: Statista).

Pero, ¿cómo es el viaje que hace el cacao hasta tu casa?

Pues bien, cuando el fruto está maduro, se recoge en las plantaciones y de él se extraen las semillas. En muchas ocasiones los trabajadores de dichas cosechas se encuentran en situación de explotación y hasta se hace uso de niños como mano de obra barata. ¿La cosa empieza mal no?

bayas de cacao

Una vez que las semillas están en cajas, comienza entonces un largo trayecto, ya que son trasladas fuera del país de origen camino a grandes fábricas situadas en Estados Unidos y Europa para ser convertidas en chocolate.

En estas fábricas se procesa y altera la materia prima, básicamente, añadiéndole gocheo: azúcar y mantequilla, entre otros.

¿Por qué la producción de chocolate afecta al cambio climático?

El mismo transporte lejano de las semillas lo explica. Se emiten grandes cantidades de CO2 en mandar las semillas a fábricas situadas en países desarrollados. Además, la energía de la que se sirven estas fábricas para su producción es contaminante, lo cual, hace que se emitan a nivel industrial más toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera. Suma y sigue. ☹

Mención aparte, merece la cantidad de agua que se precisa para producir chocolate. Según Water Footprint Network, la plataforma internacional de colaboración entre organismos en el campo de la huella hídrica, se necesitan alrededor de 17.196 litros de agua para producir un kilo de chocolate. ¿Flipante verdad?

¿Tú qué puedes hacer?

Sabemos que abandonar de repente el dulce es un gran sacrificio, así que te proponemos reducir su cantidad y cuando lo consumas, escoger productos que cuenten con el sello de comercio justo o fairtrade. ¿Qué significa esto? Se trata de sellos que garantizan que el producto que compras ha sido fabricado con el compromiso por la sostenibilidad y respetando los derechos humanos.

Sello comercio justo fairtrade

Al comprar con esta garantía, te aseguras de que a los productores se les ha pagado un precio mínimo y justo por el cacao. Este dato además se muestra de manera transparente para ser comprobado por cualquiera de los agentes comerciales. Es importante recalcar que comprar con certificado de comercio justo te va a salir algo más caro. Es el precio a pagar para poder garantizar que este producto ha sido elaborado de manera justa. Así comer chocolate sabe mejor, ¡pruébalo! ?

¿Se acabará el chocolate en el mundo?

Lo primero de todo, que no cunda el pánico. Este es el drama de todo chocoadicto. Jejeje. Sí que es verdad que hay algunas voces que auguran que el final del chocolate está cercano pero calma. Aunque investigadoras como Virginie Raisson haya fijado el año 2038 como tope en el calendario, no deberíamos preocuparnos si nos tomamos en serio el tomar medidas para neutralizar el cambio climático.

El chocolate cada vez se consume más. Mucho tendrá que ver el estrés laboral que sufrimos en nuestra sociedad que es saldado con cantidades ingentes de dulce. Lo importante ahora es frenar el calentamiento global para erradicar el descenso de precipitaciones en los países tropicales y permitir que los árboles de cacao sigan existiendo. Necesitan un clima húmedo y lluvias regulares para subsistir.

Supermercado con estanterías vacías

No permitamos que el cacao sea alternado genéticamente para que sea más fácil su adaptación a climas extremos, y tampoco que en su lugar se introduzca más azúcar y tipos de aceite como el de palma.

Cuidado con el sucedáneo del chocolate

La ley permite que en el etiquetado el chocolate se nombre como tal cuando en sus ingredientes contenga solo una mínima parte. Fíjate bien al comprarlo y verás que se sustituye la manteca de chocolate por otras grasas vegetales cuya producción es mucho más barata, por no hablar de que son muy malas para nuestra salud.

Receta fit y sostenible para estas navidades

Galletas de jengibre y chocolate
Imagen: wallpaperbetter.com

No queremos terminar este post de forma alarmista, por eso, compartimos contigo esta receta rica y sana. Verás que los ingredientes son bastante saludables. Muchas veces consiste en sustituir el azúcar blanco por panela, la tableta de chocolate por cacao en polvo o la harina refinada por otro tipo de harina más healthy como la harina de avena o arroz.

¿Nos ponemos manos a la masa?

Leave a Reply