fbpx

¿Eres un consumidor responsable? Revista esta checklist y descúbrelo.

By mayo 6, 2021 mayo 13th, 2021 Cosas interesantes, Planeta sostenible, Wombbat

El consumo responsable es la toma de conciencia y modificación de aquellos malos hábitos de consumo de los humanos que están provocando serias consecuencias para el planeta: altas temperaturas, pérdida de especies, deforestación… El cambio climático en toda regla vamos.  

Hoy día estamos tan acostumbrados al consumo de usar y tirar, con una publicidad además que quiere incitarnos a necesitar y gastar sin medida, que corremos el riesgo de desconectarnos de un problema realmente urgente. Quédate a leer este post que te vamos a desgranar cómo conseguir ser un consumidor responsable.

TOMAR CONCIENCIA

Lo primero es lo primero. Ningún hábito de comportamiento funciona sin una toma de conciencia anterior. Cuando salgas a pasear por tu ciudad, detente a observar el aumento del tráfico de coches en las calles, mira si las personas hacen un buen uso de los contenedores de basura, si hay demasiadas luces encendidas en los comercios, revisa la procedencia de los alimentos en el supermercado… Cuando llegues a casa, repite la operación pero viendo las etiquetas de la ropa de tu armario, mirando si en tu nevera hay demasiados productos con packaging de plástico y si has comprado productos de primera necesidad de lugares bastante lejanos…

MODIFICAR HÁBITOS

Empezarás entonces a ser cada vez más consciente de la importancia de:

  • Favorecer el comercio local con productos de cercanía donde no se emita dióxido de carbono innecesario en su transporte cuando tienes otras opciones más cercanas (aunque sean un pelín más caras).
  • Consumir productos con sello bienestar animal o ecoetiqueta. Ahora las grandes superficies han empezado a incorporar este distintivo en sus productos. Piensa, por ejemplo, que las granjas de cría masivas emiten muchísimo CO2 a la atmósfera unido a las situación de hacinamiento en la que se encuentran los animales.
  • Emprender una cruzada contra el plástico. El embalaje te va a empezar a dar dolor de vista y de corazón. En vez de comprar fruta envasada o frutos secos en bolsa de plástico, escoge a granel. Por supuesto, lleva tu bolsa de tela al super y evita así introducir más plásticos de los necesarios en casa.
  • Decir sí a materiales reciclados para tu ropa o, por lo menos, que no provengan de producción industrial con el consiguiente uso de materiales llenos de químicos.  
  • Reciclar tú mismo en casa y reaprovechar o dar un nuevo uso a cosas que ya tienes. Ese camiseta que ya no te pones te puede servir para paños de cocina. Échale imaginación. Sino, siempre puedes tirar de apps de compra/venta de productos usados como Wallapop o Vinted.
  • Usar el carsharing o utilizar el transporte público de formar habitual. ¡Ojo, que si es poca la distancia, un paseo sienta fenomenal para el cuerpo y la mente!
  • Consumir energía limpia para tu hogar procedente de fuentes 100% renovables. Muchas veces nos olvidamos de pensar si con nuestro consumo diario de luz y gas contaminamos. Pasarte a la energía de Wombbat que cuida del planeta es además más barato. Tendrás la garantía de energía limpia y podrás escoger a tus productores locales en nuestra App.

Y TODO ESTE ESFUERZO DIARIO… ¿POR QUÉ MERECE LA PENA?

Convertirte en un consumidor responsable tiene muchos beneficios como:

  • Solidaridad para con las personas implicadas en los procesos de producción y distribución de las cosas que consumimos. Sus condiciones laborales suelen ser precarias.
  • Respeto para con las nuevas generaciones que van a heredar el planeta. Está en nuestra mano dejarles un mundo mejor.
  • Tranquilidad de conciencia para contigo mismo. Saber que estás haciendo con pequeñas acciones un gran cambio.

Gracias por querer ser un consumidor responsable con tus actos. #DejaTuHuellaZero 😉

Leave a Reply